¿Y ahora qué?

Argentinos Juniors cayó derrotado en Uruguay por 2 a 1. Y si bien los goles de Racing (M) llegaron por groseros errores defensivos. En el equipo de Guede crece el desconcierto y la incertidumbre.

Hace un mes (e incluso menos) Pablo Guede celebraba la consolidación de un equipo que se encaminaba con la frente en alto hacia desafíos importantes, encaraba instancias definitivas de la Copa de La Liga y en el camino enfrentaba con relativa solvencia sus compromisos internacionales.

Hace sólo dos semanas, el Bicho vencía a Corinthians en La Paternal con un equipo alternativo y el entrenador celebraba haber conseguido que el plantel “se reciba de equipo” Pablo Guede: “Argentinos hoy se recibió de equipo”

Pero la decepcionante eliminación de la Copa de La Liga en manos de Vélez y sobre todo, la derrota de anoche en Uruguay, comenzaron a “reflotar” los problemas que este equipo siempre tuvo, pero que en virtud de los resultados y algunas buenas actuaciones, habían quedado parcialmente solapados.

Y estos problemas que sin dudas afectan el rendimiento del equipo, son tan evidentes que ante la –hasta ahora- imposibilidad del de resolverlos, comienzan a plantear dudas sobre la capacidad de resolución del entrenador y/o sobre la capacidad de los jugadores por lograr lo que el entrenador pretende.

Algunos de los principales aspectos que presentan dificultades:

El armado de la defensa y los nombres propios, queda claro que más allá de las lesiones, todavía no se logró consolidar una defensa “indiscutible”. En este sentido se pueden mencionar aspectos que involucran a algunos nombres propios.

  • Román Vega, un jugador que sobresale por su capacidad ofensiva y la precisión de sus centros en velocidad frente a Vélez fue puesto de central, una decisión que censuró cualquier posibilidad de ataque para el jugador y anoche se decidió (vaya a saber uno con qué criterio) su salida apresurada a los 25 minutos de partido. La primera pelota que Sebastián Prieto tuvo que tocar terminó dentro del arco de Diego Rodríguez.
  • Fernando Meza, un jugador que no sobresale en ningún encuentro y que además anoche estuvo “demás” durante todo el partido. El encuentro precisaba que el Bicho tenga la posibilidad de buscar el arco rival por todo el frente de ataque y con Meza, el lateral derecho quedó anulado como toda posibilidad.
  • Thiago Santamaría, de gran actuación durante la pretemporada y en el clásico con Platense, fue “colgado” por el entrenador con justificaciones poco claras y evidentemente imparciales.
  • Jonathan Galván, de irregulares actuaciones luego de su lesión, es el defensor que más veces ha formado parte del 11 inicial de Argentinos Juniors. Y uno de los que los rivales han entendido que deben dejar que juegue con los pies, ya que lo más probable es que erre el pase largo.
  • Francisco Álvarez y Erik Godoy, otros jugadores que han sido relegados o tomados poco en cuenta durante los últimos meses (aquí cabe brindarle la derecha al entrenador aún en contra de los gustos propios).

 

En el mediocampo, la elección principal ha sido mayoritariamente compuesta por Franco Moyano, Alan Lescano y Nicolás Oroz, estos jugadores, es justo decirlo, rindieron relativamente bien en varias ocasiones. Sin embargo en el último tiempo (sobre todo luego del encuentro ante Rosario Central) ya sea por una baja en el rendimiento individual o bien porque los rivales ya han logrado cerrar el circuito de juego en este sector de la cancha, no logran cumplir sus objetivos y desde el banco de suplentes no se ha optado, más allá de alguna excepción, por buscarle alternativas. Decisión que sin dudas relega las promesas de Juan José Cardozo y Ariel Gamarra. Además de poner en “stand by” al capitán y antes indiscutible, Alan Rodríguez.

Pero además se relegaron a aquellos jugadores más “osados”, léase Santiago Montiel (que además cuando entró lo hizo a pierna cambiada) y José Herrera, convirtiendo al equipo en previsible y poco revulsivo.

En la delantera, el punto que supo ser el más fuerte del equipo y en donde no hay dudas que el único indiscutido ha sido (con justo criterio según quién escribe) Luciano Gondou, se ha dejado de ser efectivo. Y esto es producto también de que la pelota llega mucho menos a posiciones de peligro, se repiten los “pelotazos” y las dificultades para jugadores que mayormente deben “pelear” más que jugar, independientemente de los nombres propios.

En definitiva, estas líneas no buscan decir “que está todo mal”, pero si subrayar enfáticamente que el camino desde un tiempo a esta parte, ha tenido reiterados llamados de atención sobre estos puntos mencionados (y otros) que en virtud de los resultados habían quedado en segundo plano y que sin dudas no han sido resueltos.

En este sentido cabe recordarse:

  • La inmerecida victoria ante Instituto
  • La penosa victoria ante Gimnasia y Tiro de Salta
  • La remontada del segundo tiempo de Nacional en Paraguay
  • La poca reacción desde el banco frente a Vélez
  • La primera derrota con Racing (Uru) en La Paternal
  • El final ante Barracas
  • El error grosero ante Defensa
  • La angustiante derrota ante Vélez
  • Los errores groseros y el funcionamiento de anoche

En definitiva, la derrota de anoche deja las posibilidades de clasificación a la siguiente fase de la Copa Sudamericana como una posibilidad remota. Pero se acerca una nueva carrera, este mismo viernes arranca un torneo en el que Argentinos buscará consolidarse como un equipo que no llegó “de casualidad” a la semifinal de la Copa de La Liga. Tiene plantel para poder hacerlo y un mercado de pases por delante que le puede dar el equilibrio que precisó durante los últimos meses.

Pero también necesita que su Director Técnico esté a la altura para solucionar los problemas que se le presentan y sobre todo, para tener alternativas frente a situaciones que se presentan durante los 90 minutos de cada partido.

Duele decirlo a sólo 10 días de haber jugado una semifinal, pero hoy, no hay certezas de nada.

Síntesis:

Racing (M) 2: Rodrigo Odriozola, Guillermo Cotugno, Hugo Magallanes, Lucas Monzón, Erik de los Santos, José Varela, Lucas Rodríguez, Robinson Ferreira, Urreta, Dylan Nandín, Tomás Verón Lupi
DT: Eduardo Espinel

Argentinos Juniors 1: Diego Rodríguez, Fernando Meza, Jonathan Galván, Erik Godoy, Román Vega, Franco Moyano, Nicolás Oroz, José Herrera, Gastón Verón, Damián Batallini, Luciano Gondou.
DT: Pablo Guede

Cambios en el Segundo Tiempo: 25′ S. Prieto ⇆ R. Vega; 66′ S. Montiel ⇆ D. Batallini; 66′ M. Romero ⇆ J. Herrera; 66′ F. Alvarez ⇆ E. Godoy; 69′ A. Pereira ⇆ L. Rodriguez; 69′ E. Mendez ⇆ Urreta; 78′ A. Hernandez ⇆ D. Nandin; 78′ A. Alaniz ⇆ T.V. Lupi; 83′ E. Viveros ⇆ F. Meza;

Arbitro: Carlos Betancur