Roberto Saporiti: “Argentinos es una marca, un ADN, un estilo”

'Argentinos Juniors', 'La Paternal', 'El Bicho', 'Semillero del Mundo', DT, Sapo, 'Roberto Saporiti', ADN, estilo, marca

   Es una voz más que autorizada en términos futbolísticos. Campeón del Mundo con la Selección Argentina en 1978 como asistente técnico, y luego, en 1984, fue el primer entrenador Campeón con Argentinos Juniors en Primera División. Roberto Marcos Saporiti charló con Argentinos Pasión y habló de aquel glorioso equipo de los ’80, pero también del presente. 

   1983-84, 1986-87 y 1995-96. Fechas frías que indican los tres ciclos que tuvo Sapo al frente del primer equipo. Casi 120 partidos acumuló dirigiendo al Bicho, aunque existía un vínculo previo con el club. “De joven iba a ver al equipo. Me gustaba el estilo de juego, la técnica y el manejo de pelota, a pesar de los terribles estados de los campos de juego. Argentinos es una marca desde los ’40 hasta hoy. Es un ADN, un estilo, una línea que trasciende generaciones”, aseguró. 

   Saporiti asumió como DT en septiembre del 1983, tras el fallecimiento de Ángel Labruna y el interinato de su ayudante de campo, Rodolfo Talamonti. “El equipo peleaba el descenso, muy cerca de los tres que descendían. No era el equipo que luego fue Campeón, pero había buenos jugadores. Faltaba orden”, describió. Historia similar al título del 2010, ¿no? Luego, a partir de la venta de Silvano Espíndola a Millonarios de Colombia, se reforzó: “Con la plata del pase del Negro, invertimos en la prima de Olguín, Morete, el Nene Commisso y Vidallé, entre otros. Trajimos experiencia”. 

   El ex ayudante de César Menotti en la Selección puntualizó sus elogios en el defensor Jorge Olguín, autor del gol definitorio del Metropolitano ‘84 (penal vs Temperley, en cancha de Ferro), quien “nos dio mucha jerarquía”, y en Sergio Checho Batista, “un jugador de todas las épocas, extraordinario volante”. También, recordó los entrenamientos de ese equipo Campeón en una plaza del barrio de Palermo, en diagonal al club GEBA: “Eran tan extraordinarios que dominaban la pelota a la perfección en un campo desnivelado, al igual que en la vieja cancha de Argentinos”. 

   Asimismo, hubo palabras cálidas para los atacantes, en especial para uno: “Teníamos una gran delantera, con Castro, Pasculli y Ereros, pero atrás venía empujando Borghi. Yo le decía a Claudio que tuviera calma, porque era un chico impaciente. Lo quiero mucho y tenemos una gran amistad”. Sobre su fallido último paso (2014), Sapo opinó: “El golpe de la Selección de Chile lo dañó humanamente a Bichi”. 

   En 1985 fue sucedido por José Yudica, quien ganó el Nacional y la Copa Libertadores de ese año. No obstante, Saporiti tuvo un segundo capítulo con el club (1986-87), en el cual obtuvo la cuarta estrella, la Interamericana ante Defence Force de Trinidad y Tobago, y disputó un recordado desempate continental, una especie de semifinal, ante River. “Dominamos 120 minutos, pero la pelota no quiso entrar. En total, jugamos tres partidos, no nos convirtieron y clasificaron a la final (que ganaron vs América de Cali) por diferencia de gol. Fue injusto”, rememoró. 

   Más allá de la piedra fundacional de Labruna, y los trabajos de Saporiti y Yudica, se habla de un solo Argentinos. Ese conjunto que maravilló a todos. Para el entrevistado, ese equipo estaba “basado en el orden en un 30% y el resto era movilidad, dinámica, darle opciones de pase al compañero”. En cuanto a resultados, Sapo lo tiene claro: “Ese equipo ganó todo lo que jugó. Faltó un penal en Japón. Le gana la Juventus, que era la base de la Selección de Italia, reforzada por el francés Michel Platini y el danés Michael Laudrup”. 

   Para cerrar, el actual DT de UAI Urquiza (B Metro) habló sobre el presente y el pasado reciente de Argentinos Juniors: “No hay una idea de club, hacia dónde vamos, y sólo hubo resultados aislados, como el del 2010, cuando Bichi bajó línea y encontró jugadores. Seis años después, no quedó nada. Argentinos perdió en el campo de juego y en la parte administrativa”. Respecto al equipo de Gabriel Heinze, opinó y prometió: “Está obligado a buscar el primer puesto en la B Nacional, y no le será fácil. Iré a la cancha a ver algunos partidos”. En casa, los maestros siempre son bienvenidos. 

.

Para Argentinos Pasión, Alejandro Giordano

Seguime por Twitter
Donde está el Bicho está Argentinos Pasión
Donde está el Bicho
está Argentinos Pasión
El Sitio de Internet más antiguo del club, 13 años juntos