La pelota parada

'Argentinos Juniors', 'los Bichos', 'Los Bichitos', Bicho, 'La Paternal, 'Semillero del Mundo', Juveniles, 'Divisiones Inferiores', 'pelota parada', 'esquema de juego', esquema, juego

   Los entrenadores debemos sortear la trampa de los resultados. Sabemos que los resultados mandan, y sabemos que necesitamos tiempo para que el trabajo se vea reflejado en el juego, con la esperada consecuencia en el resultado. 

   Es difícil convencer sin resultados. ¿Cómo  le explicas a un hincha que el equipo hizo todo bien, si no ganaste? ¿Cómo te mira un jugador si le decís “sigamos trabajando de esta manera”, cuando perdiste 3 partidos seguidos? ¿Qué piensa un dirigente si abre el diario y ve al equipo en la parte de abajo? 

   La denominada “pelota parada” es un recurso, un atajo, que fruto del trabajo, nos permite generar sensaciones de seguridad y optimismo dentro de un partido. Vamos a tratar de explicar este concepto: 

   Habrán notado que los hinchas suelen festejar los tiros de esquina al grito de “Cooorner!!”, con el casi inmediato comienzo del aliento de la tribuna. Observan los movimientos de los jugadores que llegan al área, los que se quedan en la mitad de la cancha y hasta quien espera el rebote fuera de la medialuna. El optimismo del hincha es elocuente en cada pelota parada. Sabe que algo bueno puede llegar, no importa el rival, ni el resultado parcial. 

   Para los jugadores ocurre algo parecido, saben que han trabajado “esa” jugada varias veces, saben la posición exacta de cada jugador, saben donde tiene que caer la pelota, saben los movimientos de distracción, saben que tienen en sus manos una carta de gol, hay mucha expectativa. Todos forman parte de ese momento. 

   Está claro que ningún equipo en la historia del fútbol salió campeón utilizando la “pelota parada” como único recurso. También está claro que es difícil encontrar un equipo exitoso que desprecie su utilización. 

   Ahora me gustaría analizar los movimientos y algunos detalles de la jugada del gol del último partido. 

   Normalmente, en un tiro de esquina, el equipo que defiende tiene superioridad numérica dentro del área, porque el equipo que ataca tiene que restar al ejecutante del córner, al arquero y al hombre libre. 

   Cuando el equipo que ataca ubica dos posibles ejecutantes en un córner, lo hace por dos motivos básicos, en primer lugar, para sacar dos jugadores rivales del área, y en segundo término, para que el equipo que defiende no sepa si el centro llegará “abierto” o “cerrado”. 

   Lo novedoso es que, en este caso, el cuerpo técnico de Argentinos ubica a dos ejecutantes y aprovecha al falso lanzador, reubicándolo como el jugador que espera el rebote o rechazo, cerca de la medialuna. 

   Cuando se construye una jugada de pelota parada, el engaño y la sorpresa son tan importantes como una perfecta ejecución. 

.

Para Argentinos Pasión, Diego Bonanomi

Seguime por Twitter
Donde está el Bicho está Argentinos Pasión
Donde está el Bicho
está Argentinos Pasión
El Sitio de Internet más antiguo del club, 13 años juntos