Enorme debut

En su primera fecha por Copa Libertadores, Argentinos venció a Nacional (Uy) por 2 a 0

¡Bienvenida la Copa Libertadores! Bienvenida la victoria de Argentinos Juniors en el debut. El Bicho, el equipo de Gabriel Milito, derrotó con categoría al Bicampeón uruguayo, Nacional, por 2 a 0. Y con muchos puntos altos. ¿Los goles? De los 9, Gabriel Ávalos y Emanuel Herrera.

El partido tuvo las características típicas de la Copa, tensión, muchas faltas y emoción. Lo único que faltó fue la gente colmando el Diego Armando Maradona, pero de alguna manera, el público local estuvo y se hizo escuchar, tanto en La Paternal como en el resto del mundo.

Es momento de comenzar a analizar algunos aspectos del encuentro; en primer lugar, destacar la confianza que el equipo mostró desde el minuto 0, Argentinos se le plantó como dueño de casa a Nacional, dispuesto a ser y mostrar que sería el equipo que atacaría. En segundo lugar, comprender que, aunque el equipo todavía está buscando su mejor funcionamiento, está a la altura de este tipo de partidos (algo que invita a soñar).

Por otro lado, se vio un funcionamiento sólido en líneas generales, y en cuanto a las individualidades, nunca está de más resaltarlas: Lucas Chaves, con una enorme y oportuna atajadaMiguel Torrén y Carlos Quintana, con su firme línea defensiva, y por supuesto a los goleadores, Ávalos y Herrera. 

Párrafo aparte merece el nuevo acierto de Gabriel Milito, tanto en los cambios, como en el planteo elegido al ser expulsado Quintana. La decisión de cerrar a Marco Di Césare y Torrén para ser acompañados por las bandas y conformar la línea de 4 con Jonathan Sandoval y Elías Gómez, retrasados, marca el nivel de conocimiento, experiencia y versatilidad que ha logrado del plantel en estas líneas.

Más que aprobado el debut del Bicho. Lo que viene ahora es todavía más exigente, pero la victoria inicia un nuevo sueño, permite que el plantel se sienta protagonista y que trabaje con mayor tranquilidad. Todo está en sus manos, la confianza está y el juego comienza a verse cada vez más.