De las percepciones y emociones que nos provoca el fútbol

A los oídos de algunas personas, la frase “el fútbol es un estilo de vida” podría no sonarles como algo serio. Sin embargo, la historia nos ha mostrado que estas personas están equivocadas.

La presencia de Argentinos Juniors, de los Bichos Colorados, no solo en Argentina sino en el mundo, es una plataforma que contribuye a sostener los pilares donde, en efecto, el fútbol sí es un estilo de vida.

El Semillero del Mundo, como es bien conocido, es una muestra de que el deporte, el fútbol específicamente, es una institución que brinda alegrías, da a conocer figuras con las que la gente puede conectar, figuras que admiran y con quienes se pueden identificar, pero más importante aún, esperanza de que nosotros mismos, también podemos llegar a ser nuestros ídolos.

Esto se sabe más que bien en Argentina, donde incluso los fans de Maradona han llevado esta premisa, que otros ojos y corazones llamarían una exageración.

Sin embargo, si se le permite a los ojos mirar al corazón, se podrá entender que el fútbol no es una banalidad, sino que tiene y mantiene un estándar muy alto, no solo en los corazones de las personas, sino en las dinámicas sociales también. Influye en ellas y, en muchas ocasiones, las determina también. Brinda identidad nacional y se convierte en un referente internacional.

A diferencia de casi todo el mundo, es únicamente en Argentina donde se observa y conmemora con cariño a los practicantes del balompié. Desde 2018 tiene lugar el Día del Futbolista Argentino cada 14 de mayo. En nuestro país, el amor a jugar a la pelota está profundamente interiorizado, y es un elemento de orgullo poder mostrar hacia afuera que la interiorización de este hermoso deporte puede traer dicha insospechada a millones de personas.

Formas de ver las cosas

Mucha gente se acerca al fútbol de una forma equivocada, que degrada sus dichas a un punto que no corresponde con la realidad. Sin embargo, si se toman la molestia de mirar un poco más en profundidad, podrían notar que no se trata únicamente de 22 hombres o mujeres persiguiendo una pelota. Lo que el fútbol crea, va más allá.

El fútbol es un estilo de vida, en el sentido que su influencia llega y abarca cada rincón del mundo. Millones de personas juegan, conviven, comparten, se conocen y cruzan la barrera del desconocimiento. El fútbol es un facilitador social también, ya que une a personas allá donde vayan.

El fútbol puede ser muchas cosas, y crear muchas cosas distintas también, pero su esencia se sostiene y mantiene en valores humanos fundamentales, como la lealtad, la disciplina, el compañerismo, ó el compartir, entre muchos otros más.

Diversidad de ramificaciones

Al ser el fútbol una actividad presente en todo el mundo, de ésta se desprenden diferentes actividades secundarias como son, por supuesto, las celebraciones, los rituales de congregación entre amigos para admirar la justa deportiva, el surgimiento de rivalidades, que va de la mano del fortalecimiento de la identidad, local, regional, y nacional también.
Incluso el advenimiento del mundo del juego, como el sitio web bet365 ofrece en el mundo de las apuestas de fútbol en línea, que abarca justas importante como la Copa Sudamericana, la Copa Libertadores y la Copa América, la Eurocopa, la Champions League, y La Premier League, entre otras más.

Es decir, los espectros que se desprenden del mundo del fútbol se disparan en todas direcciones, pero el punto de partida siempre es el mismo: el cariño al fútbol.

Sin duda, en ocasiones vale la pena tomar un momento y recordar lo impresionante y único de ésta, nuestra pasión, que nos permite jugar convivir y establecer lazos saludables.

Fuente: Pixabay