Recuperando la memoria

Argentinos Juniors logró su segundo triunfo consecutivo en un difícil reducto.

Importantísimo triunfo de Argentinos Juniors en el Gigante de Arroyito, en una jornada que trajo como gran novedad el regreso del público a las canchas.

La importancia radica en varias razones: deja definitivamente atrás la tormenta interna en el seno del plantel, se acomoda en el lote de los de arriba pensando en el ingreso a las Copas y, habiendo derrotado a dos rivales con las mismas pretensiones, se afianza entre los primeros puestos de la tabla de promedios. Y, sobre todo, logra asemejarse cada vez mas a aquel equipo que tan buen rendimiento tuviera antes del receso por la Copa América. 

Gabriel Milito dispuso, por primera vez desde el comienzo del campeonato, los mismos once que le ganaran la fecha anterior a Racing Club de Avellaneda en el DAM, no sólo por el buen rendimiento en aquella jornada, sino porque previó que el equipo del Kily González saldría, al igual que el de Úbeda, a tomar el protagonismo desde el inicio mismo del partido, empujado por su gente y por su necesidad. 

Es así que Central se hizo de la pelota en los primeros 30 minutos a fuerza de poblar y ganar el medio campo para salir desde allí hacia el arco defendido por Federico Lanzillotta, pero sin poder concretar todo lo que insinuaba. 

Este despliegue que dispuso en el medio campo el equipo rosarino hizo que en esos primeros minutos tanto Kevin Mac Allister como Elías Gómez no pudieran traspasar con la fluidez habitual la línea media del campo de juego, porque debían auxiliar a Moyano y Kalinski que se encontraban en inferioridad numérica. 

Aún así, Argentinos se las ingenió para tener las aproximaciones más claras en ese tramo inicial. Central inquietó solamente con un disparo de media distancia del juvenil Gino Infantino, que encontró bien ubicado a Lanzillotta, de muy correcto desempeño cada vez que fue exigido. 

Milito dispuso una vez mas una línea de 4 en los momentos en que Central acechaba, aunque todo cambió a los 37 minutos de esa primera etapa con la expulsión de Nicolás Ferreyra, luego de un violento cruce con Javier Cabrera. 

Desde ese instante, y hasta la finalización del primer tiempo, Argentinos emparejó el juego haciendo alarde de su habitual tenencia de pelota, y llegó en un par de ocasiones con sendos cabezazos del siempre bien ubicado Nicolás Reniero. 

Es desde ese instante que los laterales Mac Allister y Elías Gómez pudieron soltarse y desbordar con criterio y peligro por ambas bandas. 

En el segundo tiempo los de Milito salieron a hacer valer su hombre de más, y ya a los 3 minutos lograron abrir el marcador mediante la muy buena acción de un interesante tándem que construyen por la franja derecha Mac Allister, Kalinski y Cabrera, que junto a Carabajal fueron los puntos altos del equipo, conectando un tiro que llegó al fondo de la red luego de pegar en ambos palos. 

De ahí en mas el equipo local sale en busca del empate pero sin claridad ni profundidad para poder contrarrestar a una sólida defensa, con Kevin en un altísimo nivel, el pibe Pablo Minissale (reemplazante del lesionado Torren), con una solvencia y una sobriedad que hacen olvidar que sólo lleva 8 partidos en Primera, y Lucas Villalba, con su entrega y despliegue habitual. 

Moyano se hizo dueño del medio acompañado por un Kalinski de muy buen rendimiento, en una doble función de recuperador y de enlace con los de arriba. 

Florentín levantó su rendimiento del primer tiempo tirándose unos metros atrás para hacerse del balón, encontrando en Carabajal y Reniero a sus socios para las llegadas más claras al arco rosarino, bien custodiado por el arquero de Central. 

Entraron muy  bien los refrescos desde el banco, sobre todo Matías Romero, aportando despliegue e intensidad, y Lautaro Ovando, que tuvo una que se le fue por muy poco, pero que sobre todo controló con mucha inteligencia la pelota, buscando la falta ante la impotencia de los jugadores rivales para poder así ganar valiosos segundos sobre el final del encuentro. 

Como saldo negativo queda la 5ta amarilla para Kevin Mac Allister, quién no podrá ser de la partida contra Defensa y Justicia, y las lesiones de Miguel Ángel Torren y Lucas Villalba, quienes de no poder estar presentes el próximo sábado, lo que obligará al DT a cambiar toda la línea defensiva.