La otra mitad del vaso

Argentinos Juniors: Boca 2 & Argentinos Juniors 1  La derrota por 2-1 ante Boca –la segunda en condición de visitante en el torneo- dejó mucho más que un simple resultado y la imposibilidad de acercarnos a la punta.

  Trajo consigo muchas cosas positivas, por ejemplo, la consolidación definitiva de Gaspar Iñíguez como dueño y patrón del mediocampo de Argentinos Juniors. Con sólo 18 años -recién cumplidos- el joven nacido en la localidad de Lanús y surgido del “Semillero del Mundo”, tuvo un gran partido en una cancha muy brava, como lo es la cancha de Boca, anulando gran parte del partido a uno de los mejores jugadores del fútbol argentino, Juan Román Riquelme, teniendo mucho criterio para distribuir la pelota y tirar algún lujo, para deileitte del público que acompañó en gran cantidad al equipo hasta la Boca.

  Otro aspecto para tener en cuenta es que, a pesar de ir perdiendo en el segundo tiempo, Argentinos no se desesperó, nunca renunció a su manera de jugar, siguió tocando y jugando al ras del suelo, buscando la triangulación entre sus jugadores de ataque, aun con 10 jugadores por la expulsión de Nicolás Berardo. Una muestra clara de ésto es la ultima jugada del partido, un tiro libro de mitad de cancha que ejecutó Miguel Ángel Torren, que, en lugar de meter un pelotazo de 60 metros al área, decidió jugar en corto para tratar de llegar al arco rival tocando en vez de enviar un centro frontal, como se suele hacer por la desesperación de meter un gol “sea como sea”.

  Y, por último, la inclusión del capitán Sergio Escudero como marcador central izquierdo –posición que ya conocía de su paso por Olimpo de Bahía Blanca- le brinda a Astrada una alternativa en la línea defensiva, la cual quedó muy desprotegida por las lesiones de Federico Pistone, Juan Sabia y Jefferson Hurtado.

Para Argentinos Pasión, Patricio Derudi
Donde está el Bicho está Argentinos Pasión
Donde está el Bicho
está Argentinos Pasión
Rumbo a los 10 años juntos