¡Ups! Lo hice de nuevo*

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, algunas semanas atrás… 

Se encuentran dos gerentes de una empresa, uno le dice al otro: 

  • Che, no sé qué pasó, pero hice que el jefe de ventas renuncie…
  • ¿Cómo? – Preguntó exaltado el Gerente a cargo.
  • Si, al parecer algo le molestó, que se yo – Respondió el segundo queriendo cambiar rápido de tema.
  • La pu… madre, bueno. No pasa nada, vemos cómo seguimos…

Unos días después… El Gerente a cargo, luego de reunirse con posibles reemplazantes para el puesto vacante, anuncia a su equipo de trabajo: 

  • Creo que ya tengo al nuevo jefe de ventas. Viene con experiencia en otras tres empresas, tuvo bastantes buenos resultados, es un poco caro, pero creo que va a rendir bien.
  • ¡Pará! – Lo frena alguien – Tengo un nuevo candidato…
  • ¿Quién es?
  • Un pibe joven, no tiene mucha experiencia, pero hablé con él y parece que se come el mundo.
  • ¿Dónde laburó?
  • Y… en la empresa donde se formó, con su familia.
  • ¿Cómo le fue?
  • Mal, Pero no sabés lo bien que habla, si te juntás con él, te convence.
  • Pero… ¿cómo que le fue mal?
  • Si, de hecho, no lo quieren ver de vuelta ni a 30 cuadras de distancia. Pero dale una chance, aparte es más barato y busca una revancha. Ya nos salió bien el experimento el año pasado.
  • Si, pero no es la misma situación, el mercado en ese momento estaba relativamente accesible. El jefe de ventas nuevo había laburado como administrativo en las mejores empresas del mundo y además, teníamos a Méndez, a Juárez y a Kuyumchoglu, el pibe.
  • Bueh, el mercado ahora no está tan bien, pero venimos con buenas ventas del semestre anterior, ¿qué es lo peor que puede pasar?
  • Traelo…

Pasan dos semanas y la empresa no vendió nada… El gerente a cargo llama a una reunión extraordinaria en la empresa. 

  • Este flaco no vendió nada.
  • Bueno, lo que pasa es que sus dos mejores vendedores justo se enfermaron.
  • Pero hay como 10 más…
  • Bueno, vos sabés que éstos 10 que trajimos no son lo que eran los otros 10 que se fueron…
  • Esa respuesta ahora no me sirve, si no vendemos rápido, nos fundimos.
  • Y… pero los vendedores que trajimos los aprobamos entre todos.
  • No me sirve la respuesta ¿Ahora qué hacemos? Encima al jefe nuevo, para rajarlo, tenemos que poner un dineral.
  • Tranquilo, es imposible que nos fundamos.
  • Uh! – Exclamó un empleado que por ahí pasaba – Esto ya lo vivimos hace dos años jefe…

* Los personajes y hechos retratados en esta historia son completamente ficticios. Cualquier parecido con personas verdaderas, vivas o muertas, o con hechos reales, es pura coincidencia.