Conociendo a Domingo “Cacho” Mazzeo, histórico de Argentinos (1ª parte)

Los que juegan y no salen a la cancha. Se trata de esa gente que, partido tras partido, se pone la camiseta y juega para Argentinos Juniors, pero no forma parte de los 11 titulares, sino que juegan desde su lugar de trabajo para llevar al Bicho a lo más alto.

En esta oportunidad, conocemos a Domingo Mazzeo, conocido por todos como Cacho, pedicuro del Bicho desde 1976, dando la casualidad de que debutó cuidándole los pies al más grande de todos los tiempos, Diego Armando Maradona.

Remontémonos a los inicios… Desde siempre, Cacho estuvo vinculado al club y el barrio.
“Nací en Laprida, en el interior de la provincia de Buenos Aires. Cuando era chico nos mudamos a Capital y empezamos a ir a la cancha; desde aquel entonces que vivo en el barrio. Crecí en Camarones y Boyacá. Mi abuelo fue uno de los primeros en La Paternal; montó su rancho en el 1918, después de la guerra.
A Argentinos ingresé a los 15 años, formando parte de la Subcomisión de Relaciones Públicas, que en aquel entonces era dirigida por el señor Dori”. 

Mientras desarrollaba esta función dentro del club, Cacho estudió y se recibió como pedicuro. Tiempo mas tarde, se mezclaron sus dos pasiones, el amor por Argentinos y la pedicuría.
“Me recibí en el año 1975. Yo estaba muy vinculado con el club, por la tarea que realizaba en Relaciones Públicas, lo que me permitió, en Noviembre del año 1976, ingresar como pedicuro de la Primera de Argentinos”. 

El 20 de Octubre de 1976 debutó el más grande de todos los tiempos. Cacho ya conocía el juego de Diego, de verlo en Los Cebollitas. Un mes después, él empezó a trabajar en Argentinos.
“Yo estuve aquella tarde en la cancha, y la verdad que se venía la tribuna abajo. Era una locura la cantidad de gente que había, porque ya se rumoreaba por el barrio que el pibe era un monstruo. Se te ponía la piel de gallina. Yo a Diego lo conocía de cuando jugaba en Los Cebollitas, por aquel entonces yo atendía al arquero Farías. Miles de recuerdos, anécdotas… Se me viene a la mente la imagen del famoso caño, cuando debutó, fue algo estupendo”. 

Una de las tantas anécdotas que guarda Cacho en su memoria es cuando viajó a Japón con Argentinos. Fue durante la gira del año 1980, un año después de que Diego se coronara Campeón del Mundial Sub-20 en dicho país.
“En el año ’80 viajamos con un equipo alternativo a Japón, Diego no fue porque acá seguíamos jugando el campeonato. Yo viajé con los pibes, con Farías, con el Checho Batista, Caruso Lombardi… Lo gracioso de aquel viaje es que, cuando llegamos, todos nos preguntaban por Maradona, ya que lo conocían por su actuación en el Sub-20 del ’79. Si decíamos ‘Argentinos’ no pasaba nada, pero nombrábamos a Diego y se venían abajo los japoneses. En aquel viaje nos atendieron como reyes”. 

La cercanía con Diego era muy grande. Pelusa tenía mucha confianza en él… Cuando le informaron su pase a Boca, al primero que le contó la noticia fue a Cacho.
“Recuerdo que estábamos haciendo pretemporada en Mar del Plata, y él me llamó a la madrugada. Me asusté, pensé le había pasado algo en el pié. Pero en ese momento me dice: “Te quiero comentar algo, que tengo adentro y no sabe nadie. Me llamó Cysterpiller para decirme que me voy a Boca”. En ese momento se me estalló la cara en llanto, porque para él, era un paso muy grande en su carrera, pero para nosotros, que lo queríamos tanto, fue durísimo”. 

A continuación, la segunda parte.   ¡No te la pierdas!