¿Por qué los 2 más grandes argentinos del fútbol se quisieron ir del Barcelona?

los dos más grandes del fútbol argentino se quisieron ir del Barcelona, Messi, Maradona, Argentinos Juniors, AAAJ

Después de un devastador 8-2 propinado por el Bayern de Múnich, Leo Messi, considerado por muchos como el mejor jugador del mundo, sintió el peso de su abatido equipo sobre los hombros. Incontables fueron las críticas que se hicieron a la directiva del Barcelona, lo que conllevó a la renovación de todo el proyecto deportivo de uno de los clubes favoritos de la Liga española. 

Sin embargo, muchos olvidan que incluso el mismísimo Diego Armando Maradona, en su tiempo el mejor jugador de Argentina y el mundo, nunca alzó una copa de la Champions League durante su pase con los catalanes. Un pase amargo de recordar para el ‘Pelusa’, que no deja de ser comparable con la situación que vivió Messi hasta hace poco. 


Dos prodigios de carrera

Para Lionel Messi su estancia en el club ha sido el sueño de muchos jugadores. Un canterano desde los 13 años, Messi ha logrado superar las expectativas de Carlos Rexach, el entrenador que apostó por el pequeño y tímido joven y que aún hoy, 20 años después, le sigue dando ese voto de confianza. 

Con tan excepcional jugador en sus filas, el Barcelona ha sabido persuadirlo para evitar su salida. Un millonario salario y cláusulas de rescisión por 700 millones de euros ponen a cualquier club a pensarse las cosas muy bien. Si el club quiere que la ‘Pulga’ les lleve al mismo podio donde cada año el jugador es considerado en las apuestas ganador de títulos en la Champions League, más vale tener el cheque preparado. 

Para Maradona, en cambio, su fichaje se realizó a los 21 años, cuando ya contaba con un buen palmarés sobre sus hombros, donde destacaba nada menos que la Copa del Mundo con la Selección Argentina. Para el Barcelona, la transacción de 1.200.000 pesetas (unos 7.200.000 de euros al cambio) fue mundialmente reconocida como la más alta de su época. 

Sin embargo, los roces de una directiva caprichosa no se hicieron esperar. Un debut que culmina en derrota, y luego un bochornoso 2-0 ante el Sevilla durante la Champions League de 1983, no mejoraron los ánimos del gaucho y su relación con el club. 

El clímax de las disputas llegaron al año siguiente cuando el presidente del club retuvo el pasaporte a Maradona, impidiéndole ir al partido de despedida de Paul Breitner. La excusa de esta decisión, un Teresa Herrera hecho añicos, y el comienzo de una vida de excesos fuera de la cancha. 


Final feliz para dos desenlaces

Fue en el Nápoli donde Maradona finalmente encontró la oportunidad de brillar en Europa. Desde su nuevo cuartel, conquistó innumerables títulos que lo consagraron con el público italiano casi tanto como su estatus de leyenda en Argentina. Aún hoy, el mítico 10 que marcaba su camiseta, no deja de ser buscado a pesar de los 30 años que han pasado desde su retiro. 
 
Para Messi en cambio, la perspectiva de un nuevo presidente, la entrada de Iniesta y Puyol a la secretaría técnica, y la posibilidad de contar con Xavi Hernández a la conducción, le han dado razones suficientes para contar hasta diez y confiar nuevamente en el club de toda su vida.