Hay equipo

Argentinos venció a Patronato por 1 a 0 y cortó una racha de casi 17 años que no ganaba en una primera fecha de visitante

Argentinos Juniors venció por 1 a 0 a Patronato como visitante en el inicio de la Copa de La Liga. El gol, que convirtió el debutante Thiago Nuss a los 91 minutos coronó (sobre la hora) el muy buen desempeño que tuvo durante todo el partido el equipo de Gabriel Milito.

El encuentro se dio como se imaginaba en la previa en virtud de lo que se esperaba de ambos equipos, un local que se asume inferior desde el vamos y que ofrece la pelota a su rival, y un Argentinos al que le gusta – y quiere – manejar el balón, ser protagonista y tener la iniciativa.

Una vez que sonó el silbatazo inicial, para alegría de todos, se vio una versión muy buena del Bicho. Con mucha rotación de pelota, manejo de los tiempos para buscar la sorpresa y sobre todo, con jugadores que hacen la diferencia en el 1 contra 1.

En cuanto a los nombres propios, se destacaron entre los titulares, Lucas Villalba por sus sorpresivas apariciones en el ataque y la dupla Fausto Vera – Matías Galarza, que se supieron complementar a la hora de atacar y defender, principalmente Galarza que, sobre todo en su faceta ofensiva, es la bocanada de aire fresco que el equipo precisaba.

Los que estuvieron un poco por debajo de las expectativas fueron Javier Cabrera y Nicolás Reniero, jugadores a los que tal vez, se les notó más la situación post pretemporada. Luciano Gómez, por su parte, se mostró muy activo pero la posición le continuó jugando en contra de su mejor rendimiento.

Argentinos generó cuatro situaciones de gol claras, clarísimas. Y si el resultado era 3 a 0, hubiera sido acorde al rendimiento del equipo, pero la buena ubicación del arquero rival y, sobre todo, los desatinos de Kevin Mac Allister y el ya mencionado Reniero evitaron esa diferencia en el marcador.

“Por suerte” el gol de Nuss, que había ingresado ocho minutos antes, trajo justicia y con este tanto, los tres puntos.

Párrafo aparte merecen los acertados cambios del técnico, que no pretendió inventar nada revolucionario y reemplazó a los jugadores que menos rendían. Lo único que puede cuestionarse, sólo para quejarse “de llenos”, es la demora en el reemplazo del Cangrejo Cabrera, que no completó un buen partido.

Los ingresos fueron precisos, David Zalazar, Gabriel Florentin y Mateo Coronel, pisaron el acelerador del ataque a fondo y comenzaron a buscar el gol inmediatamente, generando situaciones de peligro y doblegando aún más a Patronato que a esa altura, ya se aferraba con todo lo que podía, al punto que retenía. El ya mencionado Nuss, completó lo antedicho.

En definitiva, un gran arranque para Argentinos Juniors y un desempeño que invita a soñar conque los jugadores son capaces de seguir mejorando y perfeccionando lo que pudo verse esta tarde en Paraná, de ser así, todo es posible.

Mirá el resumen del partido:

Síntesis:

Patronato (0): Matías Mansilla; Raúl Lozano, Juan Guasone, Carlos Quintana y Facundo Cobos; Gabriel Gudiño (2ºT Leonel Mosevich), Franco Leys, Fabio Vázquez y Nicolás Castro; Lucas Barrios (2ºT 15′ Mauro Ortiz) y Jonathan Herrera (2ºT 21′ Alexander Sosa).
DT: Iván Delfino.
Suplentes: Facundo Altamirano, Lautaro Geminiani, Oscar Benítez, Lucas Kruspzky, P Hofstetter, Tiago Banega, Juan Barinaga y Sebastián Medina.

Argentinos Juniors (1): Federico Lanzillotta; Kevin Mac Allister, Miguel Torrén, Lucas Villalba y Javier Cabrera (2ºT 37′ Thiago Nuss); Fausto Vera, Matías Galarza y Luciano Gómez (2ºT 23′ David Zalazar); Gabriel Carabajal (2ºT 29′ Gabriel Florentín); Nicolás Reniero (2ºT 29′ Mateo Coronel) y Gabriel Ávalos.
DT: Gabriel Milito.
Suplentes: Lucas Chaves, Mariano Bíttolo, Marco Di Césare, Pablo Minissale, Franco Moyano, Enzo Kalinski, Gastón Verón y Yair González.

Goles: 46′ ST Thiago Nuss (AJ)
Amonestados: 1ºT 16′ Gabriel Gudiño (P)
Expulsados: No hubo.

Estadio: Presbítero Bartolomé Grella del Club Atético Patronato de la Acción Católica

Árbitro: Fernando Espinoza.
1º Línea: Eduardo Lucero.
2º Línea: Walter Ferreyra.
4º Árbitro: Maximiliano Macheroni.