El fútbol y el póker, mano a mano a través de los años

Puede que muchos se pregunten qué relación puede existir entre el fútbol y el póker, si es que existe alguna. Aparte de las conocidas metáforas de póker que puedan realizar los comentaristas de fútbol, cada vez más estrellas de este deporte admiten jugar regularmente y comparten su pasión en torneos de póker. 

Es el caso de los conocidos jugadores del Barça, Gerard Piqué y Arturo Vidal, que fueron noticia a finales de verano por ganar en un torneo de póker en el casino de Barcelona cerca de 500.000 euros entre los dos en un solo día. Piqué quedó en segunda plaza en el torneo, y no es la primera vez que gana una cantidad tan importante jugando a este juego de estrategia. Por otro lado, Vidal quedó quinto.

Aunque resulta cada vez más popular, con la participación de grandes estrellas, el atractivo del póker para los jugadores de fútbol profesionales no es algo nuevo. La competitividad, emoción, adrenalina y el juego estratégico que requiere el póker es algo que sin duda ha atraído siempre a los jugadores, ya que no es tan distante al deporte que practican. Además, ambas disciplinas comparten una serie de habilidades que hace que los futbolistas de élite tengan el potencial para llegar a ser buenos jugadores de póker. 

¿Qué tienen en común?

Ciertas habilidades que los profesionales de estos dos juegos poseen son el punto de unión entre ambos mundos. 

La disciplina y autocontrol

Cualidades que los futbolistas profesionales requieren y que resultan imprescindibles en el juego del póker, para no impacientarse ante apuestas de los rivales ni cometer errores en la toma de decisiones. Controlar el aspecto emocional del juego es imprescindible y también una práctica muy común entre los profesionales del fútbol. 

La práctica

La práctica hace al maestro, y del mismo modo que los deportistas entrenan para tener un buen fondo físico, mejorar su destreza, pases y jugadas, los jugadores de póker practican para perfeccionar su juego y su estrategia. En la actualidad, con la oferta en aumento de casinos y juegos online, como el póker online de 888, que permite participar desde cualquier ubicación, los jugadores lo tienen mucho más fácil para aprender de sus errores y seguir mejorando. 

El factor suerte

Ambos profesionales saben que confiar en el factor suerte no es algo rentable. Tanto en el deporte como en el juego, tener éxito no se trata solamente de una cuestión de probabilidades. A menudo ambos se concentran en practicar y mejorar para obtener los mejores resultados en cada situación que se les presenta. En saber jugar sus cartas. 

El pensamiento estratégico

Sin duda una de las características más importantes que tienen en común ambas destrezas es la fina estrategia que requieren para desafiar a los rivales y salir ganando. Es clave saber cuándo defender, cuándo atacar y, más aún, poder sorprender al rival cambiando posiciones, pasando balones largos o saliendo por el lateral. Un buen estratega tiene mucho terreno ganado en un juego de tanta estrategia como el póker. 

Conocer al contrincante

Tanto en el campo como en una partida de póker, ser buen observador es algo vital. Es importante estudiar las reacciones del oponente, ya que reconocer cualquier patrón en el modo de actuar del contrincante supondrá tener una ventaja sobre éste. Con tan sólo segundos para tomar decisiones, tanto en el juego como en el campo, toda información sobre el contrario resulta crucial. 

La paciencia

La paciencia es un valor determinante para los deportistas que juegan con un objetivo en mente que a menudo requiere distintas jugadas. Parte de éste es también aceptar derrotas y seguir adelante hasta tener una situación más idónea para alcanzar el éxito. De igual modo, los jugadores de póker deben saber hasta dónde pueden llegar con una mano y a ser pacientes para alcanzar su meta. 

Grandes estrellas interesadas en el póker

Entre los grandes del fútbol reconocidos como aficionados al póker se encuentran figuras como Armando Maradona, Cristiano Ronaldo, Gerard Piqué, Arturo Vidal, Francesco Totti, emblemático capitán del Roma; o Santi Cañizares, quien tras retirarse del fútbol hizo del póker su nueva profesión. 

Hay algo que atrae a los deportistas de élite a las mesas de póker, ya sean reales o virtuales. Quizá sea el factor competitivo del juego, la adrenalina y la estrategia que los futbolistas echan en falta en su tiempo libre, cuando se hallan fuera de su campo de juego. Quizá sea el hecho de que se les da bien dadas las cualidades que poseen de serie. 

Lo cierto es que esta relación continúa creciendo y ambos mundos se acercan cada vez más. El futuro de ambos es prometedor y dará pie a múltiples colaboraciones. Las estrellas del deporte buscan el patrocinio de la industria del póker y participan cada vez más en los torneos y juegos online, algo que atrae a cada vez más jugadores. 

En las últimas dos décadas, el póker ha evolucionado de manera espectacular. La unión con el mundo del fútbol puede convertir a ambos en una fuerza imparable.