Misión recontracumplida

El Bicho termina el año como único puntero

Argentinos Juniors empató 1 a 1 en su despedida del año. El partido fue ciclotímico; mostró un primer tiempo trabado en donde ninguno hizo demasiado por llevarse una ventaja, pero que apenas unos segundos antes de finalizar, hizo que el público del Bicho delire. Penal y gol para Santiago Silva, en el día de su cumpleaños número 39 y tal vez, su último encuentro con la camiseta de Argentinos (no por contrato si no por su eventual sanción por el caso de doping).

Un entretiempo con muchas sonrisas y en el inicio del segundo período, lo mejor del Bicho, que se esforzó para llegar al segundo gol. Pero las fuerzas duraron sólo un puñado de minutos… el evidente cansancio y sin dudas, el peso de un año durísimo cayó sobre las espaldas de los jugadores y Estudiantes no dudó en aprovechar la merma y peloteó a Lucas Cháves, que junto a los palos lograron salvar el punto y colocar a Argentinos Juniors, en la cima de la tabla de posiciones, al menos, hasta 2020.

Se cierra un semestre sorpresivo. Ya llegará el momento de analizar cuestiones extra futbolísticas, pero valen unas líneas para el plantel; Lucas Cháves se hizo dueño absoluto del arco, fue de menos a más y mucho más todavía, finalizó cerrando su mejor período en el club. Lo inverso ocurrió con Damián Batallini, que en virtud de lo que había generado anteriormente, presentaba muchas expectativas, las cuales estuvo lejos de concretar a pesar de tener algunos picos de rendimiento. Todo indica que emigraría, al menos eso expresó como deseo el jugador en reiteradas ocasiones.

La saga central fue de lo mejor del equipo de Diego Dabove, no caben suficientes adjetivos para calificar el rendimiento de Miguel Torrén y Carlos Quintana. Lo mismo, aunque apenas un escalón más abajo, para Elías Gómez, una gratísima y rendidora apuesta.

Otro de los que lograron emerger hasta ser figuras, es Francis Mac Allister, el mayor de los hermanos y el mejor, según el añorado Alexis, que, junto a Fausto Vera, Franco Moyano, Diego Sosa y Matías Romero, supieron ir consolidando un mediocampo que tuvo que lidiar con varias complicaciones, pero salió airoso.

Jonathan Sandoval no tuvo un gran semestre, e incluso deslizó en algunas ocasiones la posibilidad de irse, pero su profesionalismo permitió mantenerse dentro de un grupo de jugadores titulares casi exclusivos.

Quedan pocas palabras para describir a la gran figura de Gabriel Hauche, corazón espiritual y futbolístico del equipo, goleador y emblema del puntero que, junto a Santiago Silva, supieron quebrar defensas rivales en varias ocasiones, (este último funcionando mayormente como asistidor o liberador de espacios).

Debutaron varios pibes y quedaron algunos otros fuera del análisis, pero poco importa, lo que quedará en el recuerdo de todos es un equipo que sin jugar lo bien que quiere el hincha, fue un inquebrantable luchador que nunca se dio por vencido, que supo ahogar a sus rivales siendo liderado por un técnico capaz, que sabe aprender de sus errores.

Lo que quedará en el recuerdo es, un equipo que debía sacarnos del fondo de la tabla y no sólo lo hizo, sino que además, nos permitió volver a creer que los sueños pueden estar cerca de cumplirse. Por lo pronto, punteros!