No fue sólo una derrota

Argentinos Juniors pagó muy cara su visita a Santa Fe, cayó derrotado por 1 a 0 y condicionó en gran medida, sus próximos partidos en lo que queda del torneo. El equipo de Diego Dabove, que fue protagonista en gran parte del encuentro, recibió un gol inesperado al inicio de este y una expulsión a los 40 minutos que lamentablemente cerró, de alguna manera, el partido.

En la previa, cuatro jugadores tenían que cuidarse de las tarjetas, y tres de ellos vieron las cartulinas, Santiago Silva alcanzó la quinta y deberá cumplir su fecha de suspensión, Francis Mac Allister y Elías Gómez, además, fueron expulsados, razón por la cual, no sólo no jugarán frente a Racing en La Paternal, si no que volverán condicionados frente a Lanús. En definitiva, todo a pedir de los rivales del Bicho en la pelea por el título. Llamativo.

Pero no hay que mentirse pensando que toda la derrota fue producto de la manipulación del referí y/o de una jugada aislada, el Bicho tampoco tuvo la chispa necesaria para generar peligro real en el arco de Unión. Acumuló intenciones y chocó constantemente con imprecisiones propias y una defensa que, con poco, anuló las intenciones de ataque.

En su vuelta al fútbol, fueron varios los jugadores que no estuvieron a la altura de esta primera final, Mac Allister, Jonathan Sandoval y Damián Batallini, quizás, los más evidentes, pero en general, tampoco fueron buenas actuaciones las de Matías Romero y Santiago Silva, por caso.

Andrés Merlos, cómo cada vez que dirige, merece un párrafo aparte, hay que decir que logró su cometido y no sólo eso, si no que fue más allá, perjudicó a Argentinos durante el partido y consiguió condicionarlo para el resto del torneo.

Pero bueno, habrá que pasar rápido la página, habrá que pensar que, ganando las próximas dos fechas de local (dos partidos muy difíciles), las posibilidades volverán a ser totales, y que por más que este partido era clave, no era el último.