#QuedateEnCasa, sé Bicho.

Cuidate, para seguir disfrutando juntos de nuestra pasión.

El planeta está viviendo horas de zozobra debido a la pandemia que lo azota. En todo el mundo se está librando una batalla contra un enemigo, como lo definen en todas partes, invisible, inédito. No hay vacuna, y lo único que se busca es ganar tiempo y que el sistema de salud no se vea desbordado. Por eso la importancia de la cuarentena.

¿De qué se trata la famosa curva?
En las mediciones, se llama curva a la linea que en un gráfico de estadísticas muestra el crecimiento de algo, si esa curva en pronunciada, quiere decir que lo que se estaba midiendo crece de golpe, en cambio si no aparece una curva pronunciada, el crecimiento es paulatino. En este caso, el del coronavirus, el crecimiento pronunciado de esa famosa curva significa que la atención médica no dará abasto, el sistema de saludo no está capacitado para atender a tantos pacientes juntos, que es exactamente lo que pasa en Italia y España. Entonces priorizan la atención de unos pocos sobre todos los otros, dejando librada a la buena de Dios a la mayoría de la gente. Y, a falta de camas con respiradores, la gente muere.

Muestra a modo de ejemplo con mediciones en curvas.

Argentina no es la excepción; con la cuarentena se quiere evitar a toda costa que aumente en forma exponencial la circulación local del virus para posibilitar que la curva de casos se aplane, esto es, que no se sumen muchos casos en un corto período para que el sistema de salud se prepare mejor, no se vea sobrepasado, y se pueda atender a todos. Básicamente, que no haya muertos por falta de atención médica.

QUEDARTE EN CASA ES NECESARIO PORQUE:

El COVID-19 es muy contagioso. El virus se adquiere fácilmente y eso puede generar miles de infectados. Se cree que, por cada enfermo, se contagian de dos a cuatro personas, aproximadamente.

Podés contagiar sin tener síntomas. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona puede transmitir el virus sin saber que está enfermo. En otras palabras, mientras alguien anda bien, sin síntomas, todo lo que toca o que entra en contacto con su saliva o mocos, queda contaminado.

Cuidás a los más frágiles. El COVID-19 suele tener un impacto más fuerte entre las personas mayores de 60 años y los pacientes con enfermedades crónicas que presentan defensas bajas. Puede que para alguien completamente sano el virus no represente más que un malestar similar al de una gripe, pero para alguien con su sistema inmune debilitado, el panorama se complica.

Al quedarte en casa, disminuís el riesgo de contagiarte. Al haber menos gente enferma, el personal médico puede brindar una mejor atención. En el caso contrario, si hay un montón de pacientes por COVID-19, nuestros doctores, enfermeras, camas, medicinas, respiradores y hospitales no darán abasto.

Controlás las condiciones. En tu casa, podés mantener a raya el virus desinfectando las superficies, lavándote las manos y estando pendiente de tus afectos; pero afuera no sabés quién está enfermo, quién está contaminado, y quién no. Todo lo que tocamos al salir también puede estar infectado: puertas, pasamanos, dinero, compras, bolsas,.. etc. Tengamos cuidado.

No es tiempo de pasear. Hay que salir lo mínimo e indispensable. Sólo mirá cómo se han disparado los casos en España en los últimos días, la situación en la que se encuentra Italia, y lo que están viviendo Brasil y Estados Unidos, donde sus gobiernos minimizaron la situación.

Al cuidarte, también estás cuidando a todos.
El COVID-19 es una enfermedad que puede infectar a cualquier persona, no importa su estatus económico. La contención de la propagación de este virus debe ser el esfuerzo de todos, y no sólo de un grupo en particular, para que los contagios no provoquen los centenares de muertos que ahora está provocando.

Sé Bicho, quedate en casa.