Claudio Borghi (2° parte): “Hoy hay menos espacios, pero también menos calidad”

En está segunda parte, el Bichi habla sobre fútbol actual, la diferencia con el pasado y la incorporación de la tecnología.

El aislamiento obligatorio se hace cada vez más extenso y la pelota se encuentra lejos de volver a rodar en las canchas. Para extrañar menos el fútbol, hablamos con el ídolo de Argentinos Juniors, Claudio Daniel Borghi, en un mano a mano en el que se tocaron varios puntos: el fútbol actual comparado con el antiguo, el polémico VAR, y cómo ve el fútbol argentino y sus múltiples cambios.

Uno de los grandes temas de la actualidad versa sobre esquemas, tácticas y estilos de juego. Y no sólo de parte de jugadores y técnicos, también se puede ver en programas de televisión y radio, lo cual remarca el ex-futbolista y actual periodista: “Me parece bien hablar de táctica y de esquema, siempre que ésto después se pueda llevar a la cancha. La mayoría de mis colegas hoy están muy bien informados, lo cual es bueno”. 

Además de todos estos ‘términos’ nuevos, que se escuchan en la actualidad, un personaje importante (para algunos cuerpos técnicos) es el videoanalísta, y su trabajo sobre los equipos a enfrentar, a lo que Claudio responde: “Toda la tecnología que puedas aplicar a un trabajo me parece bien. Lo que pasó hay que analizarlo, aunque no se va a repetir todos los partidos, porque no hay dos partidos iguales”. Y deja un mensaje sobre el gran problema que hay con los análisis a la hora de utilizarlos. “Lo que está faltando es lectura del partido, y me refiero al que se está jugando, no al que ya se jugó; ahí está la diferencia”. 

Si nos remontamos a la década del 80, más precisamente al año 1985, cuando Argentinos deslumbraba con su juego, se ve una clara diferencia con la actualidad. En ese entonces, el equipo entrenaba basándose en su juego y sin centrarse en lo que haría el rival. Esto decía Borghi sobre cómo se manejaban: “Uno siempre tiene información general sobre el rival. Pero a veces, transmitirle tanta información del rival a un jugador se convierte en un problema, porque es pasarle miedos. Lo importante es que su equipo pueda romper las condiciones que tiene el rival, y trabajar en estímulos personales con cada jugador”. Sin embargo, también realizó un paralelismo acerca de cómo se maneja la información sobre el rival en la actualidad: “Hoy hay tanta información, que cada vez que vas a enfrentar un equipo parece el Real Madrid, porque hacen todo bien, y lo que vas a jugar es muy diferente a lo que uno vió”. 

Hablando de paralelismos, Borghi, con su majestuosa técnica y toque sutiles, habló sobre como se imagina él si jugara en el fútbol actual. “Qué complicado es comparar momentos, porque veo partidos antiguos y se nota que había más espacios. Hoy hay menos espacios, pero también hay menos calidad. Creo que mi generación no se hubiese podido adaptar a menos espacios”. Pero, acotó, a los jugadores actuales también le costaría encajar en el fútbol de antaño: “Los futbolistas de hoy se hubieran visto un poco torpes en el pasado, porque no tienen esa posibilidad de buen manejo de balón. Es muy difícil comparar y decir que ésto ó aquello fue (ó es) mejor ó peor”. 

Tanto antes como ahora, algo que no se puede negar es que el fútbol argentino está reconocido como uno de los mejores en el mundo, o, al menos, como uno de los más emotivos. Al haber jugado y dirigido en el país, y ahora viviendo en el exterior, Borghi ve el fútbol del país de formas diferentes: “Es difícil responderlo. En Argentina es muy difícil jugar, hay muy buenos jugadores y demasiada velocidad. En Inglaterra –mencionada como la mejor liga del mundo- tal vez hay mucha velocidad, pero es un juego distinto al sudamericano, porque hay menos picardía y dejan jugar un poco más. Para mí el fútbol argentino siempre ha estado entre los mejores cinco del mundo, es uno de los campeonatos más lindos que hay”. 

Pero lamentablemente, si hablamos de fútbol argentino, no se puede evitar mencionar los malos manejos y los distintos cambios en el formato de la liga de los últimos años. Un tanto confundido y con algunas dudas, el Bichi habló sobre el último torneo organizado por la Superliga Argentina de Fútbol: “Cuesta mucho entender el sistema del campeonato, porque terminó uno e inmediatamente empezó el otro, no hubo descensos…, es muy complejo. Tratan de acomodar muchos equipos en un sistema de campeonato interesante. No sé si es lo adecuado, pero, sin ser irrespetuoso, hay equipos que ni conocemos, no sabemos quiénes son, quizás tienen un pasado importante en otras categorías, pero no en Primera. Y de pronto, tampoco se sabe porqué están jugando, si por el campeonato, el descenso, o nada”. 

Así como antes se mencionó a los videoanalistas y su tecnología para analizar el juego, el otro cambio tecnológico fue el VAR en el arbitraje, bañado de polémicas en Sudamérica y el mundo. “El sistema es bueno, pero está manejado por hombres, y todos tienen criterios diferentes. En Chile hubo muchas quejas respecto a los cobros, y no porque la maquina no muestre lo que debía, sino porque las personas toman decisiones diferentes”.