Gabriel Ávalos: “Desde principios de año tenía ganas de venir”

Nota exclusiva con el nuevo refuerzo del Bicho

El delantero, que viene de jugar la última temporada en Patronato, donde disputó 22 partidos, convirtió 3 goles e hizo 4 asistencias, se encuentra en Paraguay, pero ya firmó su vínculo con el Bicho. Llega con el pase en su poder, y ya conoce a Diego Dabove de su paso por Godoy Cruz. Anoche estuvo en los micrófonos de Argentinos Pasión Noche (miércoles 20hs x laradioenlinea.com.ar). 

Cómo lleva la cuarentena
“La verdad es una situación atípica, y uno se va adaptando a lo que pasa con respecto a la pandemia, intentando mantenerme físicamente en forma. Acá en Paraguay se ha liberado mucho más que en la Argentina, lo que me da la chanche de tener un flujo de trabajo, para mantenerme bien físicamente y estar apto para una pretemporada. Estoy muy contento y muy ansioso por volver a entrenar, y más en un club como Argentinos Juniors, a donde sinceramente tenía ganas de ir desde principios de año”.

Cuáles fueron los motivos para elegir Argentinos
“Siempre busco mejorar en mi carrera, y lo quería desde principios de año, pero no se dió porque yo todavía tenía contrato con Patronato, y tuve que esperar un poco. Pero tuve la suerte de que quieran contar conmigo. A Diego Dabove lo conozco de Godoy Cruz, y me puso muy contento cuando me lo dijo. Es un orgullo para mí poder formar parte de un club tan respetado, y ojalá lo pueda demostrar en cancha, logrando cosas importantes con el club”.

¿Cree que podrá mejorar su rendimiento en el club de La Paternal?
“Creo que sí, porque Argentinos es un equipo respetado, en el país e internacionalmente, por lo que ha sabido conseguir. Si bien en Patronato tuve un buen año y medio, por ahí llegar al gol me costaba un poquito, por la forma de juego que teníamos, y también por el trabajo que yo hacía. Viendo los jugadores que hay en Argentinos, creo que podría subir los números en ese sentido. Siempre digo que yo juego para el equipo, y ojalá me toque convertir varios goles, pueda ser importante en el plantel, y ganemos cosas”.

¿Tiene una fecha para viajar a la Argentina y comenzar los entrenamientos? 
“No hablé de fecha de viaje ni de arranque de los entrenamiento, no me han dicho nada al respecto todavía. Sé que hay rumores, y los veo por internet, pero no hay nada oficial. Estoy ansioso por eso, porque cuanto antes sea, mejor. Si bien vengo entrenando para mantenerme, no es lo mismo entrenar en grupo y estando en la cancha. Ojala sea pronto, para que todos podamos adaptarnos lo más rápido posible”.

¿Cómo lleva la ansiedad?
“Después de varios meses, me trabaja mucho la cabeza, porque no estamos acostumbrados a trabajar de esta forma. Pero ya estoy pensando en cuándo podré viajar, si tengo que hacer la cuarentena, y buscando la forma de que mi familia pueda ir. Hay varias cosas que son una incógnita todavía, pero es normal que sea así por la situación que se está viviendo”.

Cómo es su entrenamiento en Paraguay
“Acá está casi todo liberado, yo voy a un gimnasio, estoy entrenando con un preparador físico personalizado, y también tenemos lugar al aire libre, para entrenar con más espacio. Y si bien podemos entrenar hasta 10 personas en un mismo lugar, no puedo hacer cosas muy riesgosas, para que no me pase nada. Así que me estoy concentrando mucho en lo físico, y creo que en ese sentido voy a estar bastante bien para arrancar la pretemporada”.

Cómo arrancó su carrera, a los 17 años
“Hice mi primera prueba un mes antes de terminar el colegio, y no llegué a hacer formativas (Juveniles). Siempre jugué en la Liga, pero entrenaba sólo una vez a la semana; recién pude hacerlo todos los días cuando tuve la posibilidad de ir a Asunción, pero ya tenía 17 años. Me costó un poco salir del lugar de donde era, porque vivía en el campo, a unos 500 km de Asunción, en medio de plantaciones de mandioca, soja, maíz…, todas esas cosas. No habían muchas posibilidades para jugar al fútbol. En ese momento yo pensaba más en ser médico. Podría decir que deportivamente me destacaba un poco por la altura, pero me costaban mucho las coordinaciones, las técnicas de carrera, las que fui aprendiendo de grande. Lo bueno es que lo hice bastante rápido y me adapté bastante bien, porque al no tener escuela de fútbol, me costaba un poquito más.

¿Nos podés prometer goles? 
“Me gustaría prometerles todo, pero me comprometo a luchar y siempre trabajar para el equipo. Nunca doy una pelota por perdida, y trato siempre de ayudar a los compañeros para que todos los partidos los podamos sacar adelante”.

¿Cómo fue su adaptación a trabajar en otros países?
“A nivel familiar, ya estamos bastante acostumbrados, porque desde el 2013 que no juego en Paraguay; creo que éste va a ser el sexto año que me toca jugar en Argentina, así que, dentro de todo, la familia está acostumbrada. Seguramente, en este contexto, lo más difícil va a ser que viajen, por lo que seguramente se van a quedar unos meses acá, en Paraguay, pero la familia se adapta fácilmente, y eso me facilita un poco las cosas”.

¿Qué tiene de especial la liga argentina? 
“Creo que el fútbol argentino es donde más me adapté, seguramente por el tiempo que me ha tocado estar ahí. Me gusta mucho, es un fútbol más rápido, más intenso, algo a lo que de a poco me fui acostumbrando. Y eso ayudó mucho a que queramos quedarnos a jugar en Argentina”.

¿Cuál es tu fuerte?
“Me destaco en el juego aéreo, en bajar las pelotas para algún compañero. Este año sumé mucho con las asistencias. Por lo que conozco de Argentinos, creo que el equipo está bastante bien trabajado para lo que es mi juego aéreo”.

¿Conoce a Santiago Silva, podrán jugar juntos?
Es un gran delantero. Desde que arranqué a jugar en el fútbol argentino, lo veía en los distintos equipos en los que estaba, y siempre marcó diferencia. Es un jugador extraordinario, y me gustaría jugar con él. Hay que ver cómo quiere jugar el técnico, y si hay que pelear el puesto con él, lo pelearemos”.

¿Qué le dijo Dabove para convencerlo de llegar a Argentinos?
Con Diego nos mantuvimos en contacto siempre, por el cariño que le agarré en Godoy Cruz. Crecí mucho en mi paso por ahí, y me ayudó a seguir madurando en el fútbol. Esos 6 meses me ayudaron bastante para llegar a Patronato. Estoy muy agradecido con él, quien tuvo mucho que ver con mi llegada a Argentinos Juniors”.