Conociendo a Carlos Balcaza, un histórico de Argentinos (1ª parte)

Los que juegan y no salen a la cancha. Se trata de esa gente que, partido tras partido, se pone la camiseta y juega para Argentinos Juniors, pero no forma parte de los 11 titulares, sino que juegan desde su lugar de trabajo para llevar al Bicho a lo más alto.

Dialogamos con Carlos Balcaza, quien, con 51 años en Argentinos, es el empleado más antiguo en función, con miles de historias y anécdotas vividas junto al Bicho. Conoció a Maradona en su mejor etapa, vió en primera persona el Argentinos del 84/85, y acompañó a todos los juveniles salidos del Semillero del Mundo.

Su vínculo con el Bicho se remonta al año 1969, cuando Carlos dió sus primeros pasos de la mano de un tal Francis Cornejo. “Cuando tenía 19 años (1969), Francis me hizo entrar al club como su ayudante, delegado se decía en aquella época. Con el tiempo empecé a formar la Categoría ’58. A Francis lo conocí a través de mi primo, Mónaco, que jugaba en la Categoría ’51, y yo iba a verlo a las prácticas. Ahí comenzó mi relación con él”. 

Carlos conoció muy bien a Francis, dentro y fuera de la cancha. “Fue una gran experiencia trabajar con él, llevaba la vocación en la sangre. Tuvo la suerte de dirigir al mejor jugador del mundo, y lo supo llevar muy bien. Tal es así, que venían de otros clubes a ofrecerle plata por Diego, y él nunca accedió. Siempre apostó a lo mejor para Argentinos y para sus jugadores”. 

Una de las anécdotas que recuerda Carlitos es cuando descubrieron a Diego. “Una semana antes de que Diego se probara en Argentinos, se probó un pibe que se llamaba Carrizo. Esto fue en Boyacá y César Díaz (“el Convento”), donde ahora hay unos edificios. Cuando terminamos la práctica, Carrizo le dice a Francis: “Señor, en mi barrio hay un pibe que juega mejor que yo”… Nos miramos asombrados, porque Carrizo jugaba muy bien, ¿un pibe mejor que él..? Al sábado siguiente, Diego vino al Parque Saavedra. Recuerdo que fuimos en el 110; cuando llegamos y arrancó la práctica, Francis tenía miedo de ponerlo a jugar, porque era una División más grande la que estaba entrenando, y lo vimos muy chiquito a él. Pero cuando entró a la cancha, nos dejó a todos locos”.

Los recuerdos de aquel equipo con Diego, son muchos. Carlos nos cuenta el partido contra Huracán, en el que el astro metió un golazo. “Los partidos de Diego la verdad que no se olvidan, pero el que más recuerdo fue en la cancha de Huracán, en donde metió un gol gambeteándose a todos los jugadores y al arquero. Les amagó a todos y convirtió, fue una locura” (La pelota Pintier de aquel gol, Diego se la regaló a Francis y hoy se encuentra en el Museo del club)

Cuando se fue Francis, Carlos siguió aportando en el club. “Generalmente yo tenia a los chicos de la Novena. También dirigía la Sexta o la Quinta. Pasaron muchos coordinadores dentro del CEFFA, hasta que llegó Pékerman, que hizo una gran campaña. Tuve la suerte de que, durante los años en los que formé parte de las Inferiores, el club pudo sacar muchísimos jugadores, y pudimos ganar campeonatos. A pesar de que nunca nos pedían títulos, sólo nos pedían que saquemos jugadores”.

Fin de la primera parte, en breve subiremos la segunda de una hermosa nota a quien fue el técnico/formador de prácticamente todas las grandes figuras que sacó el Semillero.

A continuación, la segunda parte.   ¡No te la pierdas!