Con la ilusión intacta

Argentinos tiene con qué dar pelea

El partido del sábado en la Bombonera no era solamente otro duelo importante de Argentinos Juniors en la Superliga; tampoco era sólo un choque de punteros. Más allá de cual pudiera ser el resultado final del encuentro, era el partido para demostrar que Argentinos no es puntero del campeonato porque tuvo una buena racha, porque tiene suerte, o simplemente de casualidad. El partido de ayer, por el contexto, por el estadio repleto, por el clima electoral de Boca, y por la jerarquía de sus jugadores, parecía ser casi un imposible para este Argentinos Juniors, y si a esos condimentos le agregamos la baja sensible de Quintana, el Bicho tenía una parada más que brava en la ribera.

A pesar de todo lo esgrimido anteriormente, el Renault 12 de Diego Dabove otra vez dio muestras de carácter, de personalidad, de madurez y de grandeza para demostrarle a todo un país que Argentinos Juniors es mucho más que un equipo duro. Incuso luego del 1 a 0 abajo, el Bicho sostuvo en todo momento un partido que se le pudo haber ido de las manos, sabiendo que con paciencia y sosteniendo lo que venía haciendo, tarde o temprano iba a llegar el empate. Si alguno creía que la jerarquía de Boca iba a ser suficiente para contrarrestar el aguerrido, intenso y ordenado juego de Argentinos, se equivocó. Si algo quedó claro en la tarde-noche de ayer en el Alberto J. Armando, es que a este Argentinos Juniors le alcanza con lo que tiene para pelear el torneo.

Argentinos otra vez hizo un partido donde buscó incomodar a su rival desde la presión, la intensidad y el orden defensivo. Viendo el buen pie que Boca iba a tener en mitad de cancha con Alexis Mac Allister, Salvio y Reynoso, era fundamental no dejarlos recibir, pensar o darse vuelta con la pelota, y eso fue exactamente lo que hizo el equipo de Diego Dabove. Quizás el temprano cambio obligado de Angeleri por lesión le quitó la posibilidad al DT de hacer una última modificación sobre el final que le hubiera dado el aire suficiente para ir en busca de los 3 puntos, pero bien ha demostrado este equipo que puede pelear de igual a igual contra cualquiera, sin importar la billetera, la jerarquía o el peso del rival de turno. La ilusión sigue intacta, y en La Paternal ya se habla de una gitana que le tiró las cartas al equipo de Diego Dabove.